Fernando Trujillo, director de la Fundación Omacha, cuenta cómo fue que la vida, poco a poco, lo encargó de proteger a los delfines rosados y otras especies acuáticas que viven en la selva.